¿Por qué rechazan tus propuestas de patrocinio?

Existen dos tipos de propuestas creativas: Los que atraen dinero y las que no.  Todos conocemos personas que siempre tienen una idea, un proyecto que cree interesante o una propuesta para un evento o una fiesta. Estas personas se sienten tan orgullosas de sus ideas que cuando pretenden buscar un inversionista, o intentar vender su servicio se enfocan exclusivamente en todos los beneficios que ellos tienen. Y Aquí está el primer error.

A las personas no le gustan que les vendan ideas. De hecho detestan que les vendan cualquier cosa. Irónicamente a las personas les encantar el acto de comprar. ¿En qué radica la diferencia? Pues en que la decisión de la adquisición de ese proyecto o propuesta radica en los motivos que la propicien. Y es que si tu logras que la persona o marca que te interese, se motive por si mismo a involucrarse en tu proyecto, tendrás por seguro a esa persona de tu parte.

Tenemos que tener algo claro. Nadie que tenga presupuesto quiere sentir que pierde su dinero. Puede que la idea sea muy creativa y bonita pero eso no implica necesariamente que a la marca que que patrocine lo considere llamativo. Solos los “peces pequeños” de mente cerrada creen que con poner el logo en los flyers y mencionarno en las redes sociales será suficiente. Pero por suerte este tipo de peces casi nunca tiene presupuesto ni están involucrados con marcas importantes.

La mejor forma de conseguir financiamiento de tu idea creativa, es el enfoque que le des a tu propuesta de patrocinio. Para esto hay ciertos elementos a evitar:

1: No te limites a decir que el target es chic@s ABC+ nada más. Actualmente hablar de targets es mucho más complicado que solo colocar las tres primeras letras del abecedario. Si tu proyecto tiene que ver con la movida urbana en las calle, tu target debería describir con fotos y texto a jóvenes Skaters, estudiantes universitarios, artistas urbanos, etc. Si tu evento está hecho para amantes de la moda, tu target serían: estudiantes de diseño de moda, fashionistas, Bloggers, modelos y estilistas.

2: No hables sólo de lo bueno que será hacer este evento. Enfócalo siempre de lo beneficioso que será para el patrocinante.  Piensa primero en las necesidades que ellos como marca pueden tener.

3: Es preferible 3 o 4 patrocinantes fuertes, que 20 patrocinantes pequeños. Erróneamente algunos productores de eventos creen que mientras más logos coloquen en su material, mayor prestigio pero la verdad es completamente al revés. Mientras más logos y logos coloques, menos las personas les prestarán atención y de menor nivel parecerá. Las marcas con mucho presupuesto lo saben y cuando vean que tienen una docena de patrocinantes pequeños detrás no se interesarán.

4: A veces no todo es dinero. Los servicios o productos pueden ser muy estratégicos como propuesta de intercambio. Si tu idea es buena y entusiasma, las empresas están dispuestas a involucrarse con lo que menos costo les genere.

5: No personalices el rechazo. Algunos se sienten heridos cuando sus propuestas no son tomadas en cuenta o cuando ninguna reciben un feedback. Lo cierto es que aunque a la marca no le resulte viable en ese momento no significa que no se pueda realizar.  Se sorprenderían la cantidad de cosas que se pueden realizar contando con la buena intención de quienes verdaderamente se entusiasman en hacer proyectos creativos.

Lo importante es entender que solo en el momento que logres demostrar que es “impensable para esa marca” perderse la experiencia de participar en el evento o proyecto que estas montando, tendrás asegurado en un 90% la participación de ellos contigo.

@Dleirando

Comentarios

comentarios