El efecto Marimar en el 2.0 tiene que dejar dinero

Dramatismo ante el comportamiento en las redes sociales

¿Por qué es tan difícil conseguir ahora followers para las empresas? A muchas compañías, gerentes y marcas se les olvida que las redes sociales no son solo para generar Quotes, Tips e información sobre la compañía; se les olvida también que las RSS son un reflejo de las sociedades y por esa razón, pueden ser tan volubles e incontrolables como ellas. Además, actualmente los “followers” ya no quieren ser tratados como tal y esto está sucediendo por la sencilla razón de que se dieron cuenta que las empresas intentan desesperadamente comprar su atención (O Follow). Y vamos a estar claros, a muchos nos encanta comprar pero ODIAMOS que nos vendan, por eso, se ha vuelto cada vez más difícil conseguir ese preciado click en el botón de «follow».

Algunas características que reflejan un dramatismo en las redes que no deja ningún provecho (tantos los dueños de cuentas como sus seguidores) son:

  • Las personas y su ego miden su éxito por la cantidad de followers y posibles impresiones y no por la relación real con quienes siguen.
  • Peor aún, las empresas de Redes, Marcas o Communities miden su éxito por las mismas razones.
  • Todo el mundo cree que no puede superar nunca la cantidad de cuentas que sigue por la cantidad de quienes les siguen. ( Y quienes lo hacen nos generan desconfianza)
  • Desesperarse por hacer miles de RTs, Follows, Hashtags para ganarse un producto gratis (deberían desesperarse pero por comprarte).
  • Tener que “dar follow” por cuestiones de protocolo o presión social a algunos amigos que, puede que en persona sean geniales pero en la web son peor que una patada en el estomago.
  • Ofendernos terriblemente cuando alguien deja de seguirnos por las razones que sea.
  • Rogar, bueno rogar no, humillarse para pedirle a alguien que por favor, por favor nos sigan en su cuenta. (Hay que tener dignidad, ¡a valorarse!)

No podemos pretender medir nuestro éxito por estos comportamientos. El verdadero éxito en las redes sociales se medirá por la cantidad de veces que de verdad puedas despertar el deseo de la otra persona de generar una conversación, compra o interacción contigo. ¿Por qué? Pues más allá de los millones de gráficos extraños que hay por ahí, será el mejor ejemplo de que estas personas (no nos llamen más followers por favor) están interesadas en lo que dices, en lo que haces o en lo que vendes. No te lo digo como un especialista en comunicaciones, te lo digo como un ser humano que sigue a mucha gente pero solo se interesa  por saber qué dicen dos cuentas en particulares con las que siempre interactúo.

Últimamente abro el twitter y veo solo información de un millón de cosas a las que les he dado follow y, a las que ignoro por no tener tiempo de leerlas completamente. Si ha esto le sumamos que tengo Instagram, Tumblr, Vine, Facebook, SnapChat y Pinterest y cuentas alternas de cada proyecto, obviamente mido muy bien a qué cosa le voy a dar mi atención. Así que ya saben Marcas o Ego-cuentas, puedes que tengas follows pero no precisamente la atención (o las ganas de comprar) de ellos. Para lograr eso, tienes que generar información emotiva, que impacte, emocione. Todo al mismo tiempo. Que logre sacar una lagrima y al mismo tiempo les provoque sacar la tarjeta de crédito.

Dejemos de hablar y de hablar solo con razón y vamos a ponerle emoción. Conmueve, haz reir, llorar, impacta pero ten como objetivo crear algún tipo de efecto real, no sólo un gráfico. 140 caracteres es nada, cuando tu timeline te muestre aproximadamente 10.000 caracteres al mismo tiempo. Ya no solo compites con otras cuentas sino contra todo el internet y los intereses personales de cada quien.

Por esa razón, actualmente Snapchat tiene un éxito tan rotundo (valorado mucho más de lo que pagó Facebook por Instagram). Ellos volvieron a lo básico. Hacer que las personas conecten e interactúen entre sí.  En pocas palabras, a ser más sociales y propiciar que las personas quieran compartir más entre sí. Eso es valor. No solo por lo que representa, sino por lo que las demás empresas están verdaderamente dispuestos a pagar con verdes.

Hagamos que los esfuerzos generen dinero pero sobretodo, que las personas se sientan emocionadas por gastarlo. Si el drama no te deja dividendos entonces, ¿por qué engancharse en él?

Twitter @Dleirando

Comentarios

comentarios